Ads Top


They say we all lose 21 grams at the exact moment of our death. Every one. 21 grams. The weight of a stack of 5 nickels. The weight of a chocolate bar. The weight of a humming bird.

Dicen que todos perdemos 21 gramos en el momento exacto de nuestra muerte. Todos nosotros. 21 gramos. El peso de una pila de 5 monedas. El peso de una barra de chocolate. El peso de un colibí.

Luego de escuchar tan tajante afimación, uno acepta esto como verdad absoluta. ¿Pero alguna vez se han preguntado quiénes dicen que perdemos 21 gramos al morir?

Evidentemente yo sí, sino no estaría escribiendo esto, lo discutí varias veces con mis amigos hasta que me puse a investigar y esperaba encontrarme con algo así como:

"En 1996, científicos de la universidad de Michigan dejaron 540 personas moribundas en camillas sobre una balanzas electrónicas de gran precisión y notaron que todos los cuerpos al fallecer perdían alrededor de 21 gramos, que aunque se ha investigado, no se ha podido descubrir de dónde."

Admito que hubiera sido un bello y misterioso resultado, que hubiera intrigado hasta al más escéptico, pero me decepcioné, porque me encontré con esto:

"En marzo de 1907, un doctor en medicina llamado Duncan MacDougall puso a 6 personas moribundas en diferentes balanzas que tenían una precisión de 3,2 gramos y 4 de esas personas experimentaron una pérdida de entre 10 y 40 gramos en los 15 minutos alrededor de su muerte."

Y sí, esa débil y vaga afirmación es lo que generó que tantos crean en que la continuidad de la personalidad a través del alma, luego de la muerte, es una realidad científica. Y la bola de nieve del mito urbano creció tanto que un siglo después de ese experimento lleno de errores e incertezas, se filmaó una película tan taquillera que terminó de diseminar una mentira en el resto de los que jamás habíamos escuchado de ella.
Y no digo que el alma no exista, ya que no tengo herramientas para hablar a favor ni en contra, simplemente digo que cada vez que escuchemos una afirmación tan cientifica sobre algo tan metafísico (por así decirlo), demos un paso atrás y nos preguntemos "¿sí, y qué tan seguros están de eso?". La respuesta en este caso sería: realmente NADA.


No se sabe si existe el alma, menos aun si pesa 21 gramos.



El experimento
Para los más curiosos y que siguen preguntándose sobre los resultados de este extraño experimento, ésto fue lo que sucedió:

El Doctor en Medicina Duncan MacDougall, de Haverhill, Massachussets, publicó en marzo de 1907 una demostración científica de la existencia del alma. Partió de la idea de que si las funciones psíquicas continúan existiendo como una personalidad o individualidad separada después de la muerte del cuerpo y el cerebro, entonces tal individualidad sólo puede existir como un cuerpo ocupante de espacio. Y como tal, debería tener una cierta masa, que al desprenderse del cuerpo, pueda notarse una diferencia de peso en el cuerpo.

Utilizando a seis pacientes terminales de quienes no dá mas detalles más que su sexo y que se encontraban agonizantes. Cuatro eran tuberculosos, uno tenía un coma diabético, y del sexto no da datos.
Los pacientes fueron colocados en camillas que estaban sobre balanzas de comparación, las que hay que poner lo que uno quiere pesar de un lado, y del otro "pesitas" que se sabe cuánto pesan.
Durante el período de tiempo que pasó hasta la muerte de cada uno, el doctor fue ajustando la cantidad de "pesitas". Hay que tener en cuenta que del cuerpo se evapora agua mediante la transpiración y la respiración, que los pacientes tal vez orinaron o defecaron, que bebieron o se alimentaron, y que hasta el más mínimo movimiento de los mismos modifica el equilibrio de la balanza.

Los resultados fueron los siguientes:
(traducido casi literalmente del original, una onza son unos 28,35 gramos)

1. "De repente, y coincidiendo con el momento de la muerte, el peso disminuyó en 3 cuartos de onza (21,3 gramos)."

2. "El peso perdido resultó ser media onza, luego un rato mi colega determinó que el corazón se había detenido. Me fijé de nuevo y la pérdida era de una onza y media y 50 granos (45,8 gramos)"

3. "Mi tercer caso mostró una pérdida de media onza, coincidente con la muerte, y una pérdida de otra onza algunos minutos después (un total de 42,65 gramos)" (evidentemente este paciente tenía dos personalidades cuyas almas se fueron en momentos diferentes..)

4. "En el cuarto caso, desgraciadamente las escalas no fueron bien ajustadas, y hubo interferencia por parte de personas que se oponían a nuestro trabajo (!)... Lamento que esta prueba no haya dado resultados."

5. "En el quinto caso la aguja de la balanza se inclinó mostrando una pérdida de tres octavos de onza (10,6 gramos), pero luego volvió a su posición inicial, donde se mantuvo 15 minutos a pesar de quitar las pesitas (!?)" (en este caso, podemos apreciar que el alma se resistía a irse del tuberculoso cuerpo..)

6. "Mi sexto paciente murió justo cinco minutos después de colocarlo sobre la balanza, mientras estaba ajustando la aguja medidora, así que no sirve el dato."

MacDougall también realizó un experimento control, envenenado a 15 perros y pesándolos en el momento de su muerte, del cual obtuvo resultados negativos (los perros no tienen alma..). Al menos declaró que le daba lástima no haber podido conseguir perros moribundos.

Cuatro años después, en 1911, el New York Times sacó una nota de tapa explicando que el Doctor había demostrado científicamente la existencia del alma, y que tenía planes para hacer experimento sacando fotos y radiografías en el momento de la muerte, para poder obtener una imagen del alma yéndose del cuerpo. Si el éste experimento se realizó, no hay registros de él en internet por lo menos.

Si bien se "registró" una pérdida de peso en algunos pacientes, no tiene sentido ni siquiera buscar una explicación, ya que el experimento está lleno de fallas por donde se lo mire:

1. No se describen con precisión los métodos de medición utilizados.

2. La muestra es DEMASIADO pequeña, sólo se obtuvieron datos de 4 de los 6 pacientes, lo cual equivaldría a afirmar que todas las personas del mundo tienen el pelo castaño porque las cuatro personas que tenemos cerca tienen esa característica (tal vez no sea el mejor ejemplo, pero se entiende la idea)

3. No se utiliza un criterio claro para definir el momento de la muerte, al paciente número 2, se le auscultó (oyó) el corazón luego de un rato de la pérdida de peso de la balanza. También se observa cierta flexibilidad respecto a que acepta como positivo un resultado en donde la pérdida de peso es instantánea y otro donde se produce luego de quince minutos.

4. No se puede confiar ni siquiera en cómo se realizaron las mediciones, ya que en una parte del artículo MacDougall afirma que las balanzas tienen una precisión de dos décimas de onza (5,68 gramos) y luego afirma en un caso haber obtenido una precisión de 50 granos (3,2 gramos) lo cual es parecido a medir algo con una regla cuya marca más pequeña son los milímetros, y afirmar que algo mide 3 centímetros con 4,7 milímetros.

Conclusiones
Realmente son poco y nada, MacDougall mismo afirmó que para poder confirmar algo habría que realizar el experimento muchas veces más, para tener mejores resultados y más precisos.
Hay que tener en cuenta que se intentó medir algo con una precisión del 0,05%, lo cual no sería tan complicado si fuese un cuerpo inerte como una roca, pero teniendo en cuenta que es un cuerpo de unos 80 kg, que tiene muchos líquidos y gases, que se mueve, y que no se sabe en qué momento va a morir, es bastante difícil realizar una medición precisa.

Este experimento desgraciadamente no tiene ningún valor científico, por todos los errores que tuvo. Y creo que si alguien tiene los recursos para repetirlo, tal vez debiera hacerlo, pero evidentemente hay cierta incredulidad desde el punto de vista profesional al respecto, ya que ha pasado más de un siglo y no hay registros de que se haya vuelto a hacer.



Fuentes:
Snopes
Artículo original
Escépticos PR





Otros artículos desmitificadores:

¿Sirve para algo tomar leche tibia antes de dormir?
Los tréboles de cuatro hojas
¿Cuánto nos enfría el helado?
El molinillo de luz, el engaño más grande de los museos de ciencia
¿Qué tan lejos está la Luna?

46 comentarios:

  1. me gustaa..
    pero buee.. aunqe por ahi no pese 21 gms, sabes q cdo falleces adelgazas
    (?????????)
    jajaja

    ResponderEliminar
  2. Te juro que crei que era cierto!! no me cabian dudas de que el alma pesara 21 gramos...gracias.

    ResponderEliminar
  3. Saádu Argeshi
    Se sabe que la "liviandad" del alma se debe a la volatilidad que requiere para ingresara al estado del nirvana nosotros solemos intentar alcanzar en vida, donde el alma tiene que tener la capacidad de ocupar cualquier cuerpo de cualquier tamaño. Segun el karma ingresaremos a formas de vida superior o inferior o quedaremos vagando segun lo que hayamos hecho en vidas pasadas, y, alcanzaremos la libertad del alma segun nuestro accionar en nuestra vida pasada. Asi el alma se corporiza en un insecto, un animal o un ser humano, tomando este "gas" se asi deseamos llamarlo, la forma del envase que lo contiene. Te lo explico de esta forma para que lo entiendas con tu lenguaje porque esto es un poco mas complejo de entender, te dejo mi mail aca si te interesa seguir la charla. Saaduargeshi@gmail.com

    ResponderEliminar
  4. Pues la película es muy buena, y no tiene nada que ver con el sexo de los ángeles o el peso del alma.
    De todas formas gracias, siempre sospeché que era un error de medida, pero no tan gordo.

    ResponderEliminar
  5. Saádu Argeshi:¿A qué te refieres cuando dices "se sabe"?
    Los conceptos de alma, karma y nirvana se corresponden a una creencia particular y no a algo que "se sepa" o esté demostrado.

    futesas:No estoy juzgando la calidad de la película, sino el hecho de divulgar una mentira de tal magnitud, sea a propósito o involuntariamente.
    Sí, es un error de medida en un experimento fallido en todos los aspectos.

    ResponderEliminar
  6. Saádu Argeshi

    Se "sabe" significa que para nuestra cultura es aceptado como cierto. Lei tus posts anteriores y se lo que pensas con respecto a las religiones. Tu forma de pensar, encuadra perfectamente con lo que desde la meditación zen llamamos el "el que sabe ascender", o "kusch" en el idioma original, por estas razones queria acercarte nuestra creencia. Espero no herir susceptibilidades. Gracias por el espacio!

    ResponderEliminar
  7. Saádu Argeshi:No heriste mis susceptibilidades, al contrario, mientras más gente que piensa diferente a mi se anime a comentar es mejor, mi intención no es formar un club de personas que pienan lo mismo, sino plantear temas, y que cada uno pueda aportar lo que puede desde sus creencias o su cultura, para encontrar las fortalezas y falencias de cada cosa, y llegar a un mejor conocimiento y entendimiento del mundo.

    Voy a investigar lo de Kusch, nunca lo había oído, muchas gracias por comentar y espero seguirte viendo por estos lugares!

    ResponderEliminar
  8. Gracias por el buen recibimiento, creo que no me equivoco en mi afirmacion de tus caracteristicas de kusch. Y para aquellos que defenestran nuestras creencias, espero que no los abrume el placer del conocimiento de la perfeccion.

    ResponderEliminar
  9. El doctor Duncan MacDougall debería cambiar el título de su descubrimiento por "que tonto que soy".

    El alma de una persona obesa ¿pesará más que de una delgada? ¿pesan todas igual? ¿tenemos alma?

    O será sencillamente que un cadaver está quieto como un ídem. y cuando estaba vivo tenía los lógicos movimientos que acompañan a todos los seres en ese estado, y esos movimientos algunos imperceptibles nos hacen más pesados.

    Cuando nos pesamos ¿no hay que estar quietecitos para que la báscula no dé errores?

    ¿Pensaría en ésto este descubridor?

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Yo tenia la teoría de que esos 21 gramos que se pierden en la muerte según el experimento ,pertenecen al aire que exhalamos al morir, el peso del pecho y los pulmones vacían por completo el aire de los pulmones, que se encuentra ligeramente comprimido y en consecuencia pesa ligeramente mas que a presión atmosférica, por otro lado el alma(en caso de existir) por definición no tiene masa, por lo que la separación des alma y cuerpo en el momento de la muerte no tendría porque llevar asociada una pedida de peso(eso en caso de existir claro….)

    ResponderEliminar
  11. "presicion", perdona pero una falta de ortografia como esa se ve fatal

    ResponderEliminar
  12. Joder, este experimento es mas chapucero que los que hacia yo en 2º de la ESO con bolas y planos inclinados xDD, que como no nos enterabamos de una, nos inventabamos datos que "cuadrasen" con un pequeño error para que no se notara jeje

    ResponderEliminar
  13. Por las descripciones del médico, es obvio que era un experimento destinado directamente a comprobar un supuesto. Esa es una receta muy buena para obtener un resultado equivocado. No se si me explico: no se trataba de demostrar si hay o no alma, o si el alma tiene o no peso. El experimento partía del supuesto de que existe un alma y que el alma tiene un peso determinado.

    Por lo tanto, cualquier variación del peso se atribuyó a una "detección" del alma, siendo que podría haber más motivos para el cambio de peso.

    ResponderEliminar
  14. esto se descubrio hace tiempo

    y no es mas que simples liquidos que perdemos al morir, no nos sale el alma volando por la ventana.

    Esta historia es como aquella que decian que las uñas seguian creciendo despues de muerto... y no era mas que, cuando el cuerpo muere, al perder liquidos, la piel "encoje" por la deshidratacion y da la sensacion de que las uñas han crecido... pero siguen igual que antes.

    en fin, esto es otra parafernalia mas de los religiosos que quieren ver cosas donde no las hay :)

    ResponderEliminar
  15. Estoy con Anonimo, dar por sentado una hipotesis inicial, es casi casi preparar el resultado e instalar un resultado buscado.

    ResponderEliminar
  16. algun peo que se escapa al relajar el esfinter

    ResponderEliminar
  17. Entonces habra que preparar otro experimento y esta vez si, se descubrira la verdad, sea la que sea

    ResponderEliminar
  18. Para quienes siguen cuestionandose:

    El número 21 gramos, es un peso arbitrario, y no hay ningún experimento que lo respalde salvo el que se cuenta en el post que fue totalmente erróneo.

    Por lo que es totalmente inútil buscar alguna razón.

    El aire en los pulmones no pesa 21 gramos. Esa masa de gas es cerca de un mol, por lo que son como 20 litros de gas, y no nos entra eso en los pulmones, y si lo hiciese sería tampoco se notaría la diferencia porque la presión es levemente superior a la atmosférica.

    Por otro lado, lo de los fluidos corporales, en teoría están obviados, ya que se quiso buscar el peso del alma, y no de los fluídos, lo único que queda es que el experimento haya estado mal hecho, y así fue.

    Habría que repetirlo en una situación aislada y luego ahí especular de de donde sale cada variable.

    ResponderEliminar
  19. Martin D dijo... (es lo que debería decir en lugar de Anonimo)
    Aprovecho el medio para comentar una anécdota relacionada con el tema…
    Hace aproximadamente 3 años, mientras me encontraba junto con Ramiro haciendo un trabajo de Biología, y mientras estábamos leyendo la bibliografía que encontraos en la biblioteca (superior de comercio), nos encontramos con un texto sorprendente en el que se detallaba la evolución de un ovulo humano fecundado hasta el momento del parto, a los 9 meses. En dicho texto se afirmaba el momento en que el alma entraba al ser para formar parte de el…
    Se que el comentario no aporta a la nota pero mientra la estaba leyendo me acorde y me pareció una historia simpática…
    Vale la pena aclarar que el libro era de la década del ’60 y seguramte la editorial, si sigue existiendo, hizo la corrección correspondiente.

    ResponderEliminar
  20. nunca en mis 26 añitos de vida había escuchado semejante estupidez del peso del alma, o vvo en un termo. jajajaja de todos modeos interesante, ahora bien el experimento mencionado, totalmente de acuerdo con vos echir, no sirve mas que para ocupar espacio en mi cerebro, esperoelvidarlo pronto jajajajaja, es insignificante la muestra y el n es por demas de pequeño, sin datos estadisticos en fin una porqueria... eso de evenenar perros.... que feo.... ahora se podria hacer con mas exacctitud pero creo que no es relevante para nadie, si no ya lo hubiesen echo. abrazo.

    ResponderEliminar
  21. ¡Cómo que nunca escuchaste de la película 21 gramos!

    Wikipedia:

    21 gramos es un película de drama de 2003 escrita por Guillermo Arriaga y dirigida por Alejandro González Iñárritu. El reparto está compuesto por Sean Penn, Naomi Watts, Benicio Del Toro, Charlotte Gainsbourg, Melissa Leo y Clea DuVall.

    http://es.wikipedia.org/wiki/21_gramos
    http://www.21-grams.com/index.php
    http://www.imdb.com/title/tt0315733/

    No te digo que vivas en un termo pero es bastante conocida, igual es medio chota, va que se yo, mirala, yo la vi hace mucho no me acuerdo, pero me dio bronca lo del peso del alma. Saludos!

    ResponderEliminar
  22. Lo primero wue pense fue que como te dejan escrito en otro comentario el peso del alma es de a cuerdo a la persona que muere, digase, si es una gran persona con buenas acciones su alma deberia pesar mas, no tiene fundamento cientifico alguno solo que me resisto a creer algo que tengo como concepto ya establecido.

    ResponderEliminar
  23. Ni siquiera sabemos qué es el alma, o si poseemos una, menos aún vamos a poder hablar sobre su peso.

    Lo que si sabemos es que 21 gramos es lo que uno debe perder de peso después de ver esa película por la cantidad de lágrimas derramadas. Aunque si mientras veías la película estabas comiendo pororó, digamos una bolsa de 200 gramos, perdés 21 gramos por lágrimas pero ganas varios por ingesta de calorías (aumentas mas o menos 74 gramos, si es pororó salado, 83 si es dulce). Esto nos demuestra que no tiene sentido pretender adelgazar viendo esa película si vas a comer algo mientras la ves. La única forma entonces de adelgazar viendola es no comiendo durante ese momento. El método es más efectivo si te ponés una prenda de cilicio mientras mirás la peli, porque derramás mas lágrimas (perdés 50 gramos aprox., depende del nivel de salinidad de tus lágrimas y de cuán ajustado esté el cilicio).
    Bueno, no se, yo tendría que estar estudiando Problemática del Conocimiento. La novia de Ezequiel me va a cortar la cabeza si mañana no se nada. Eso me restaría varios gramos más. Chau.

    ResponderEliminar
  24. No somos seres humanos teniendo una experiencia espiritual, somos seres espirituales teniendo una experiencia humana.
    Teilhard de Chardin.

    Etimológicamente encontramos que la palabra alma proviene del latín, ánima, soplo, vida, y que tiene el mismo significado que para los griegos la palabra psyche.
    Esta definición, por supuesto, no nos hace conocer el alma ni siquiera un ápice, y para colmo de males todos los filósofos que se han ocupado de ella lo único que han hecho es complicar más el tema con sus divagaciones.
    Cuando el espíritu encarna lo hace sólo con un 10 %, al cual se lo denomina indistintamente yo personal, yo terrenal o yo inferior. El 90 % que no encarna, y que queda en su plano espiritual de origen, es la conocida alma, también llamada Yo Superior o Thetán. Lo que da vida a un organismo físico –vegetal, animal, humano– es precisamente el espíritu, ya que cuando el espíritu se retira, por haber cumplido el ciclo de la encarnación, el organismo muere.
    "Seres luminosos somos, no esta burda materia que nos cubre".

    merlin

    ResponderEliminar
  25. Una vez más el eterno debate de si somos algo más que pura materia o no...
    Si tan convencidos están de que el alma pesa, estoy seguro de que no tienen ningún problema en demostrarlo con los medios tecnologicos actuales.
    Por otro lado, me gustó la pelicula de 21 gramos, que en mi opinion poco trata sobre este asunto.

    ResponderEliminar
  26. *increible
    *si te reencarnas en una mosca
    *serias la mas pesada de todas!!
    *porque pesarias 22 gramos...21 gramos mas que una normal!!

    ResponderEliminar
  27. Todo es Materia y Energia!!....nada se destruye, todo se transforma!!...a veces la respuesta mas simple es la mas acertada y probable!!...
    Disfruten de esta Vida y no se procupen por la otra!!...Vivan!!..que Vivir, solo cuesta vida!

    ResponderEliminar
  28. Muy bueno el blog, siempre me interesaron estos temas, y entré acá justamente por un debate con el señorito que comentó anteriormente... así que ahora me dispongo a leer el resto de los artículos! Propongo un tema: mis viejos afirman que el pelo crece más rápido durante la luna llena y que desconocen porqué, pero lo dicen las abuelas...entonces en cierto...sinceramente dudo muchiiiisimo que sea cierto, pero me gustaría tener los fundamentos teóricos para debatir...te agradecería si me pudieran ayudar...

    Un saludo enorme al/los creadores del blog y a todos los visitantes!! :)

    ResponderEliminar
  29. Mariana:

    Muchas gracias por el comentario, y respecto a lo del pelo, puedo decirte esto:

    No hay ninguna razón para que haya una relación entre la fase de la Luna y el crecimiento del pelo, no existe ninguna relación causa-consecuencia.

    Si te siguen molestando, podrías tomarte el trabajo (aunque dudo que lo vayas a hacer) de medir un grupo de pelos en particular (que puede estar marcado con una colita o lo que sea) a lo largo de un par de meses, cada uno o dos días, y ver qué dicen los números.

    Si hacés el experimento, y está bien documentado, te prometo publicarlo :-)

    Una alternativa un poco más inteligente sería decirle a tus padres que dejen de decir eso, a menos que hagan ellos mismos el experimento.

    Mi intuición dice que no tiene absolutamente nada que ver, pero no descarto que en las mujeres la velocidad de crecimiento varíe según el ciclo menstrual (habría que averiguarlo esto, ya que no tengo idea), que puede coincidir con las fases de Luna.

    Tal vez eso haya confundido a algunas abuelas, y dado origen al mito.

    ResponderEliminar
  30. ...despues de leer esto me pregunto por qué, teniendo en cuenta los avances tecnológicos en cuanto a mediciones, por ej., no se investigó nada como para rebatir o confirmar científicamente estas aceveraciones.
    ¿Raro no?

    ResponderEliminar
  31. Muy Interesante el artículo. Pero habría que agregar que hoy día ya hay bibliografía que demuestra sin margen de error que existe un alma, que dicha alma tiene peso (no recordamos si son 21 gr. u otra cantidad) y que, además, puede atravesar medios físicos.

    Para más datos, remitirse al Símbolo Perdido de Dan Brown.

    Y si Dan Brown lo dice, ya está todo dicho.

    ResponderEliminar
  32. ¿Qué pesa más un kilo de arroz o un kilo de plumas? la respuesta obvio, te diré que está mal. no se considera el centro de masas. Y por eso son diferentes. Pienso que quizá por allí va la respuesta, no lo sé...

    ResponderEliminar
  33. Tengo una respuesta muy buena : es cierto que los pesos a perder despues de morir varian, pero dr. MacDougall solo nos dio el sexo de los 6 pacientes, nada mas, aunque, pueda ser cierto de que esos 21gr. sea el aire saliendo de nuestro cuerpo, pero, nadie es igual a otro, no es lo mismo el peso de aire en los pulmones de un bebe que en el de un adulto mayor, y como el Dr. no nos dio mas datos, no se puede confirmar. y aunque el peso de los pulmones de cada persona sea diferente, tampoco puede ser mucho, y ademas, yo creeo que el peso del alma varia en cada persona, el peso del alma de un santo no es el mismo que el de un violador o un asesisno. pero tambien no se puedo confirmar nada al 100%...

    Y aun asi yo creeo que el alma existe.

    ResponderEliminar
  34. Increíble. Las cosas que dice y hace la gente.
    Gracias por la "magia", del blog, claro.

    Cordialmente,
    Yo.

    ResponderEliminar
  35. Qué tal Ezequiel, no me parece que el alma pueda pesar 21g para todas las personas - o siendo más general para todos los seres vivos- ya que supongamos que se estuviera midiendo el peso de un mosquito (que pesa mucho menos que 21g) mientras está agonizando; al perder la vida ese mosquito perdería el alma con sus 21 gr. con lo cual, o el peso del mosquito pasa a ser negativo o pasa a ser 0 con lo cual se llegaría a la conclusión que: el mosquito el pura alma o que el alma es proporcional al peso del ser en cuestión o que tiene distinto peso para cada espécimen.

    Creo que por reducción al absurdo se concluye a que esos 21g que se pierden no se correspondan al alma.

    ResponderEliminar
  36. Ezequiel, una sola cosa que no tiene que ver con lo de los 21 gramos. El ciclo de las fases lunares no coincide ni tiene nada que ver con el ciclo menstrual. El ciclo menstrual dura un promedio de 28 días y el ciclo de las fases lunares dura 29½ y chirolas. Las hembras de otros primates también menstrúan y sus ciclos son diferentes entre sí (los humanos no somos especiales). Lo menciono porque es una creencia bastante común y de hecho "menstruación" tiene el mismo origen que "mensual", originalmente relativo al mes lunar.

    ResponderEliminar
  37. Me llama la atención que en todos los lados en los que se habla sobre los supuestos 21 gramos que pesa el alma, el debate se centra en si es que realmente se pierden esos 21 gramos, en cómo se midió, en cuándo se hizo el experimento, etc. Siendo que si se replicara exitosamente el experimento con la debida rigurosidad científica, lo único que se podría concluir de él es que: El peso del ser humano al morir disminuye 21 gramos. Nada más. O sea, ¿¿¿en qué parte del experimento comprobamos que esos 21 gramos son el alma??? Por otra parte, tenía entendido que el alma era una entidad inmaterial (algo así como la res cogitans, en contraposición al cuerpo, res extensa, en términos de Descartes), y por lo tanto, no ocuparía un lugar en el espacio ni tampoco pesaría.

    ¿Si se me pierde un calcetín en la lavadora puedo asumir que existe una unicornio rosa que los roba? Me parece que el mayor de los errores metodológicos está en medir una cosa, y concluir sobre otra.

    ResponderEliminar
  38. me gusto,pero esto a afectado a mi vida tanto,que me cagoen los cientificos y en su putisima madre.por su falta de trasparencia.
    no obstante,como sigamos con zapatero,perderemos 21 kg.antes de morir,y si entra rajoi ni te cuento.

    ResponderEliminar
  39. De perderse esos famosos "21 gramos" la energía necesaria para extraerla es E = mc2, es decir 0,021Kg x (300000m/s)^2 algo así como 1890000000000000 Joules.

    ResponderEliminar
  40. Fabian, para esa ecuacion deberias usar mCpdeltaT=E y no la de einstein...sin embargo aun asi podriamos explicar los 21 gramos, o cualquier otra cantidad de gramos por una razon sencilla, la sangre. La sangre se mueve a gran velocidad por todo el cuerpo, y cuando uno muere esta se detenie, es sabido (realmente es sabido) que a mayor velocidad un flujo aumenta ligeramente su peso(no masa) debido a que su aceleracion se hace mayor. si tomamos en cuenta esto, de 5 a 6 litros de sangre, que disminuya a 21 gramos al detenerse, es plausible. solo si lo vemos de esta forma.

    ResponderEliminar
  41. No recuerdo quién fue en este momento, que repitió el experimento con perros de nuevo, pero con mecanismos de mayor precisión, y obtuvo un resultado de pérdida promedio de un 0,03% de masa en el momento de la muerte, o en períodos cercanos a ella (de varios minutos antes a varios minutos después).

    Y éste lo explicó como la pérdida de masa debida a la volatilización de dos sustancias que inicialmente forman parte del cuerpo.

    Cuando la actividad vital cesa, se generan rápidamente dos moléculas llamadas Cadaverina y Putrescina que se volatilizan. Al quedar volátiles, aunque dentro del cuerpo, no son medibles mediante la balanza, lo que conlleva una pérdida de peso. Esas moléculas volátiles, al cabo de cierto tiempo, terminan saliendo del cadáver, y es lo que produce el característico olor.

    ResponderEliminar
  42. Obviamente el experimento de 1907 era menos preciso del que se hizo en 1996. De alli las diferencias. Asumes conclusiones de inferencias o explicaciones hechas por ti mismo....

    ResponderEliminar
  43. Una duda respecto al experimento se hicieron uno en 1907 y otro en 1996 de ser asi que argumentos hay para el del 96, que suguremente tampoco demostro nada, ¿o solo es que unicamente se hzio un en 1907 y del 1996 es una mentira?

    Por favor responde que mi maestro de Fisica casi me asegura que el alma pesa 21 gramos

    ResponderEliminar
  44. Hola Anónimo desesperado:

    No pasó nada en 1996, eso era lo que me hubiera gustado encontrar. El único experimento del que tengo noticia fue el de 1907, y con esos 5 casos especificados. Podés cotejar eso con las fuentes, o googlear.

    De todas formas, si notás que el profesor defiende a capa y espada su creencia, y se niega a aceptar las pruebas que le mostrás, te sugiero que abandones la discusión y priorices tu nota :)

    ResponderEliminar

Con tecnología de Blogger.