Ads Top

El vino, el cáncer, y la ignorancia de las masas


En febrero, un estudio importante de la universidad de Oxford en el Reino Unido y un informe del Instituto Nacional del Cáncer en Francia, llegaron a la conclusión de que el alcohol era cancerígeno y que lo era desde la primera copa, incluida la primera copa de vino tinto.

A los pocos días de la publicación del estudio de Oxford y las conclusiones del INCA, otra investigación francesa de la agrupación Color, que abarcó a casi 100.000 personas seguidas durante 25 años, llegó a la conclusión de que si bien el alcohol en general es realmente un factor de riesgo para numerosos cánceres, el consumo moderado de vino tinto sirve de protección contra algunos de ellos.

De hecho, siglos de sabiduría popular y muchos estudios científicos asocian el consumo moderado y regular de vino tinto (en una comida) con una buena salud. ¿A quién creerle entonces?

Sobre la base de los estudios existentes, resulta claro que, en numerosas circunstancias, el consumo de alcohol aumenta el riesgo de cáncer.

De todos modos, no existen elementos suficientes como para afirmar que el consumo moderado de vino tinto, durante las comidas y dentro del marco de un régimen mediterráneo, esté asociado a un riesgo incrementado de cáncer. Al contrario, se sabe que es benéfico contra las enfermedades cardiovasculares, y es muy posible que lo sea también contra el cáncer.

Tratemos de ver las razones que explican estas confusiones y justifican nuestra prudencia:
nadie pone en duda de que el consumo excesivo de alcohol es peligroso para la salud e induce cánceres.

El más peligroso -y en eso coinciden todos los estudios- es el consumo llamado binge drinking, que consiste en emborracharse fuera de las comidas.

Lo que modifica considerablemente la respuesta del organismo al alcohol es sobre todo el contexto alimentario. Se ha podido documentar, por ejemplo, que un déficit en ácidos grasos omega-3 y un exceso de ácidos grasos omega-6 (típicos de las dietas anglosajonas contemporáneas) aumentan de 5 a 10 veces la cantidad de radicales libres cancerígenos producidos por el consumo de alcohol.

Asimismo, varios estudios han demostrado que el riesgo de cáncer de mama aumenta con el consumo de alcohol solamente en las mujeres cuya alimentación pobre en hortalizas verdes aporta menos de 400 microgramos de folatos por día. No así en aquellas cuyo régimen es más rico en folatos, como ocurre en la dieta mediterránea.

Un punto fundamental del estudio de Oxford, que fue poco discutido, es que el aumento impresionante de 160% del riesgo de cáncer de las vías respiratorias y digestivas superiores se observaba solamente en los fumadores. No había aumento significativo del riesgo en no fumadores. Una vez más, es la sinergia de nuestros hábitos, buenos o malos, la que resulta determinante para el desarrollo de los tumores.

En lo relativo al vino tinto en particular, su efecto protector es claramente más marcado cuando éste se consume en un contexto preciso: en una comida, y particularmente en el marco de una dieta mediterránea. Este régimen alimentario incluye abundantes hortalizas ricas en polifenoles, flavonoides, betacarotenos y folatos (entre otros compuestos fito-químicos que favorecen la salud) y un equilibrio muy favorable en ácidos grasos omega-3 con respecto a los omega-6.

Michel de Lorgeril, Cardiólogo e Investigador del Centro Nacional de Investigación Científica, París.
Traducción de Cristina Sardoy.
Diario Clarín, martes 2 de Junio del 2009, Argentina.


Siempre me pareció extraño, aunque no se si esa es la palabra, que cada día se descubran más y más sustancias que generan cáncer.

Lo que nadie tiene en cuenta es que éstas sustancias, no producen cáncer ni instantáneamente ni por sí solas. Cuando se refieren a que una sustancia tiene esta característica, también se etiqueta qué cantidad, o qué probabilidades hay de que suceda, sin embargo los medios más amarillistas salen a decir cosas como "EL VINO ES CANCERÍGENO", y aunque no es mentira, es incorrecto y poco preciso, e inculcan una verdad científica falsa en la sociedad. Éstas situaciones, quéramoslo o no, hacen a la idiotez de las masas, de la que tanto nos quejamos.

Y luego los científicos o especialistas tienen que salir a decir: "No, en realidad no es tan así...", pero estas noticias nunca tienen el mismo impacto que las primeras, por lo que siempre hay una diferencia de personas que no recibieron la desmitificación.

Ser periodista y manejar un medio de información es una gran responsabilidad, más grande que lo que muchos creen. Por suerte no soy periodista, pero creo que si ciertas personas me leen frecuentemente, tengo la responsabilidad de ser lo más asertivo posible.

Y aunque ya me fui del tema de la noticia, creo que planteo ésto porque es el objetivo del Proyecto Sandía.

El amarillismo y la poca asertividad de los medios interesados y convencionales, tanto como el tema de los agentes cancerígenos, probablemente formen parte de alguna nota próxima.

Y la nota sobre el debate de la capacidad cancerígena del vino la arranqué del diario del bar de la facultad porque estaba seguro que podría interesarle al público de este blog.

Saludos!

Fotografía de la copa de vino

5 comentarios:

  1. AGUANTE CRONICA!!!!! QUE TE PASHA SHANDIA!!!!! TENESH MIEDO???!!!!

    ResponderEliminar
  2. uuh yo desde que escuche eso que me estaba tomando una damajuana de vino "la tombola" por comida

    ResponderEliminar
  3. aparte no se si lo has notado pero hay como una tendencia a "divinizar" lo que dicen los medios, como si se tratara de una verdad absoluta e incuestionable, o estamos en la era de que creer en lo que dicen es palabra santa, para que me voy a poner a profundizar en el tema si debe ser cierto?, por cierto me gusta muchisimo la mirada que le das a las cosas, saludos.

    ResponderEliminar
  4. A nadie... antes también era malísimo el aceite de oliva, y el pescado azul, y mira ahora... ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Sólo voy a acotar algo que me dijo un profeson una ves en la facu que fué a disertar sobre Neoplasias, benignas y malignas:
    "Antes de inmortalizar un compuesto como cancerígeno hay que ver en que población se produjo el fenómeno, bajo que circunstancias y cual es el N poblacional que usó el estadistico que termino los números del estudio" y luego de culminar su charla (que fué más que interesante nos dijo: "Chicos, practicamente todo determina una variación química en el organismo, y practicamente todo produce a largo plazo una neoplasia, que puede ser maligna como no, en el caso de ser maligna (cancer) irremediablemente hay que luchar, pero mientras tanto, sean felices y vivan bien"
    un capo!. saludoss

    ResponderEliminar

Con tecnología de Blogger.