Ads Top

¿Por qué Papá Noel? - Desmenuzando la Navidad, parte III


Navidad es una celebración cercana a fin de año, donde nos reunimos con familiares lejanos, nos atosigamos de comida, decoramos un árbol de plástico con lucecitas, algunos lo toman como un tiempo de paz y reflexión. Y algunos lo toman como una fiesta por el aniversario de Jesús, miles de años atrás, aunque realmente no se sepa la fecha real, y se haya impuesto esa fecha para solapar fiestas paganas anteriores.

Y si el mensaje original de Jesús era de paz y amor para el mundo, con escenas bíblicas donde él mismo detesta que transformen el lugar donde iba a dar su mensaje en un mercado, hoy en día Jesús estaría revolcándose en su tumba (en caso de que haya existido, de que no se haya ido al cielo, y de que no se haya descompuesto en estos dosmil años).

Papá Noel, también llamado Santa Claus, San Nicolás, Viejito Pascuero (!), o Papá Navidad (Noël es Navidad en francés), parece tener diversos orígenes en muchos países, en todos lados se trata de un viejo que salía a repartir juguetes a los niños pobres en esta época tan fría en los países del norte, o de un duende que recompensaba a los niños que se habían portado bien.

San Nicolás de Myra o San Nicolás de Bari fue un obispo que vivió en el siglo IV en Turquía que regalaba juguetes a los niños para recordarles que en realidad el mejor regalo, era la "salvación de Cristo". Entre otras cosas, se cuenta que San Nicolás tomó conocimiento de una familia que no podía pagar para que sus tres hijas se casen, y para hacerles el favor sin que se enteraran, arrojó algunas monedas de oro por la chimenea que cayeron en algunas medias que estaban secándose al fuego. Puede leerse en Wikipedia su biografía editada por unos cuantos religiosos bastante ortodoxos, que le atribuyen milagros como revivir a niños que cayeron de un árbol, salvar a otro niño de un bombardeo durante la Primer Guerra Mundial y a un grupo de marineros a punto de morir en una tormenta, que lo invocaron y vieron que se apareció al calmarse las aguas.

Desde otra punta del planeta, y aparentemente más reciente (XIX), viene Nikolas, o Joulupukki, un huérfano que fue criado por el pueblo, y que en cada Navidad repartía esculturas de madera talladas por él mismo en las familias donde se criaba. Continuó esa costumbre toda su vida, y al morir, el pueblo se encargó de perpetuar la costumbre, regalando juguetes a los niños.

En 1624 un grupo de holandeses fundó la ciudad de Nueva Amsterdam, ahora llamada Nueva York, y llevaron consigo el mito de su santo patrono Sinterklaas, que traía regalos a los niños el 5 y 6 de diciembre.

El tiempo, malos periodistas y dibujantes de diferentes periódicos hicieron que Sinterklaas se transformara en Santa Claus, luego en un viejo gordo, le agregaron renos y duendes ayudantes, y finalmente en 1931 surgió el mito que todos conocemos: Coca Cola le encargó a un dibujante que arme una figura de Santa Claus más humana y que coincida con la imagen de la compañía, que resultó ser roja, de todas maneras ya había imágenes anteriores con vestimenta de ese color, también con verde, y dorado.

Muchos creyentes critican que el capitalismo se haya adueñado de la celebración del aniversario del hijo de Dios, pero creo que no están viendo que ese aniversario fue impuesto para pisotear las costumbres paganas anteriores. Habría que ver si alguien más se adueña de esta fecha en algún momento, pero al margen de nuestras creencias, podemos disfrutar de Navidad como un momento de unión con nuestras familias, de reflexión del año transcurrido, y de que hay un ambiente de alegría general distinto al resto del año (y de los descuentos).

Un poco atrasado ya, pero para resumir: ¡Feliz Solsticio! y ojalá que sepan aprovechar estas fechas de conclusión del año como mejor lo crean.


Serie Desmenuzando la Navidad:
Parte I: ¿Por qué el 25 de diciembre?
Parte II: ¿Por qué el Árbol de Navidad?
Parte III: ¿Por qué Papá Noel?

Si te gustó esta nota recibí las siguientes cómodamente por email o suscribite via RSS

6 comentarios:

  1. Como siempre leo tu blog, te he agregado a bloggeame, un directorio de blogs :P

    ResponderEliminar
  2. Es puro comercio. Todas estas fechas son exclusivamente comerciales, xq si festejas el nacimiento de jesus, papa noel no tiene nada q ver. No niego q no me gusten los regalos de navidad, pero se mezclan cosas q no tienen nada q ver.

    ResponderEliminar
  3. Además de lo ya expuesto, sigue siendo evidente la influencia de la mitología nórdica: Thor, dios del trueno, viajaba en un trineo volador tirado por un par de cabras, vestido con una capa roja, y entraba a las casas por la chimenea. ¿Coincidencia? Cosas curiosas...

    ResponderEliminar
  4. Pero por ahi dicen que realmente si existe y habita en Finlandia.... Jajajaja, no es que crea en un mito tan pendejo pero si pudiera conocer a este personaje le pediria una vuelta en uno de sus renos.....

    ResponderEliminar
  5. No habia visto esto antes!!! Que linda la Navidad Finlandesa!! Aguante joulupukki!! Ellos dicen que la navidad le da color a su obscuro y frio invierno!! LA CASA DE PAPA NOEL EXISTE!! Esta en lapland en Finlandia, es muuuyy lejos en el circulo polar artico!! Ceci!

    ResponderEliminar
  6. "podemos disfrutar de Navidad como un momento de unión con nuestras familias, de reflexión del año transcurrido, y de que hay un ambiente de alegría general distinto al resto del año (y de los descuentos)"

    definitivamente

    ResponderEliminar

Con tecnología de Blogger.